EL CHAMAN

DIETA

SABIDURIA

Iniciar el Viaje

La dieta tiene lugar en un prístino santuario de la selva Amazónica, la reserva natural de Sachavacay. En la profundidad de la jungla en una extensión de quinientas hectáreas y ubicado en el departamento de Ucayali en la selva Peruana, un mundo mágico nos espera. 

Exuberante y vital, Sachavacay está pintada con cada tonalidad de verde, ofreciendo una orquesta de sonidos de pájaros y brisas, dándonos la sensación de estar verdaderamente en casa, incluso estando lejos de nuestra vida cotidiana.

Los participantes se encontraran en un lugar predeterminado en la ciudad de Pucallpa, pasaran la noche en un cómodo hotel y partirán temprano en la mañana hacia la reserva de Sachavacay. Viajaremos en taxi unas dos horas y media hasta llegar a un pequeño pueblo.

Desde aquí, viajaremos en bote unas dos horas hasta llegar a la entrada del santuario. 

Una vez allí, cada persona será acompañada a una pequeña cabaña abierta a la selva “tambo”, el cual será nuestro hogar durante nuestro periodo en la selva. Pasaremos la mayor parte del tiempo en soledad en el Tambo.

Estas casitas están construidas con destreza, y de forma rústica, todas las necesidades serán provistas. Cada una contiene una cama, con un pequeño colchón, y un mosquitero, una mesa, una adecuada provisión de agua depurada, velas y una magnífica hamaca para descansar y reflexionar

 

 durante el proceso. Además cada tambo tiene su propio baño, apartado por privacidad. 

Durante los diez días de dieta (el primer día y el doceavo son para entrar y para partir), día sí, día no, nos reuniremos en el espacio ceremonial, llamado Maloka, el cual es accesible desde los tambos por una maravillosa red de caminos abiertos a través de la selva. El regular paseo desde la propia casita hasta la maloka nos sumerge en la energía y riqueza de la jungla.

El recorrido regular desde el tambo a la Maloka nos inmersa en la energía y la riqueza de la selva. Además, todos los tambos están situados cerca del río, cada uno con su propio acceso hasta el agua. Esto nos ayuda a llegar al río con facilidad para tomar nuestro baño diario con plantas medicinales. Todo lo necesario para el día a día es provisto. Cubiertos, cubos para los baños, y por supuesto un abanico de plantas medicinales que Don Diego y sus asistentes cosechan frescas de la selva cada día. 

En Sachavacay  encontraras  una experiencia con la belleza y la pureza de la madre tierra, ofrecida a través de las manos y el corazón de un verdadero maestro de la sanación Amazónica. Rápidamente después de tu llegada, tu espíritu se sincronizará con el latido del corazón de la tierra, mientras te embarcas en un proceso Divino de crecimiento personal.

Sachavacay no es solamente un lugar, también es un regalo, un camino hacia el saber y el recordar de lo que hemos olvidado.