EL CHAMAN

SABIDURIA

La Liana Divina, Ayahuasca

Plantas Maestras

La “Madrecita”, la liana madre de la selva del Amazonas es una maestra amorosa y magnífica. Cuando uno entra en este viaje con esta planta como guía, cualquier distancia puede cubrirse, cualquier pregunta puede responderse, y la puerta hacia la sanación de cualquier herida de la vida, abierta.

 

El te, conocido desde hace miles de años como “Ayahuasca”, ha sido usado con confianza por la gente de esta región como guía, para equilibrio y dirección en la vida. Pero lejos de las selvas del Sur de América, Ayahuasca ha sido experimentada por gente con variadas formaciones en la vida, científicos, doctores, y gente profesional de todo el mundo.

 

Muchos describen la experiencia dentro de la liana sagrada como un profundo encuentro con uno mismo y como una ventana a la conexión de ese ser con la divinidad. El tiempo se convierte en un río fluyendo, un segundo puede parecer horas, horas pasan en un momento. Mientras algunos malinterpretan La Ayahuasca como un simple alucinógeno, la liana madre ofrece pura inteligencia a todos los que se acercan con reverencia, preparados y con el deseo de escuchar las enseñanzas. Estas enseñanzas pueden venir en forma de visiones, sensaciones, o simplemente pura consciencia que parece surgir del éter. No hay manera de explicar esta experiencia adecuadamente. Es una enseñanza viva que eleva a uno hacia una realidad no ordinaria, mientras al mismo tiempo, nos muestra profundamente entendimientos prácticos sobre nuestra vida, anclados en el cuerpo y en la tierra.  Mejor descrita con el término “Enteógeno”, o una sustancia cuya acción potencia la experiencia de la divinidad interior, Ayahuasca transmite luz en todos los niveles de nuestra vida.

 

No  crea, desde el más puro entendimiento, nada nuevo para la persona que la esta ingiriendo. Más bien, produce y refina un milagroso punto de vista sobre lo que ya existe. Así que La Ayahuasca actúa como una lente espiritual que ayuda a enfocarnos en verdades más profundas que las que podemos ver o sentir en el día a día de la vida.

Esta planta maestra, es directa y centrada en el Corazón. Una vez la puerta es abierta a su sabiduría, te enseñará lo que más necesitas saber, estés preparado o no. Nuestras historias, nuestras heridas, las relaciones, y persistentes tendencias. Todas son reveladas con una precisión exacta con el propósito de limpiar los bloqueos para desarrollar nuestra habilidad de vivir con plena vitalidad, alegría y presencia. Mientras esta instrucción puede ser implacable a veces en un nivel físico, emocional o espiritual. El Don que nos proporciona tal limpieza puede dejarnos la sensación de un verdadero renacer espiritual.

 

Lejos de ser una experiencia con una droga recreativa, los participantes en tal trabajo son invitados a adentrarse en una rigurosa y crucial exploración interna. Una extraordinaria ayuda en la navegación de las ásperas partes del camino es recibida por lo que algunos llaman el cielo mismo. Cuando guiados por el amoroso cuidado de Don Diego, la experiencia ceremonial con Ayahuasca deja a todo el mundo la sensación de haber estado acunados en los brazos de Dios.

 

Mientras algunos dejarán la ceremonia sintiendo que han sido desafiados por el trabajo, es una experiencia común que con el tiempo, las semillas de belleza y sabiduría que fueron mostradas por la planta empiecen a enraizarse en la misma raíz de la vida. Muchos con una experiencia intensa en la ceremonia, vuelven a tomar otra vez cuando los regalos de las enseñanzas se desenvuelvan en la vida.

 

No importan las creencias o la procedencia religiosa del participante, las visiones y enseñanzas de la planta son únicamente confeccionadas para el sistema de comprensión de cada uno. Y al mismo tiempo, la estructura arquetípica, anclada en la cultura e imaginaria del Amazonas, es comúnmente revelada a aquellos sin historia o conocimiento sobre estas culturas indígenas. De esta manera, Ayahuasca nos invita a lo “mejor de todos los mundos”.

 

La pócima tradicional conocida como Ayahuasca es una mezcla de dos plantas maestras amazónicas, la liana Ayahuasca (banisteriopsis caapi) y las hojas de una planta llamada comúnmente Chacruna (psychotria viridis). No se sabe, como la misteriosa sinergia de la mezcla de estas dos plantas fue descubierta de entre los miles de plantas  que crecen con fuerza en la selva amazónica. Una sin la otra no proveerán las cualidades  psicoactivas de este te.

La farmacología de La Ayahuasca depende de la interacción entre los alcaloides activos de cada componente. La liana Banisteriopsis caapi contiene B-carbolinas, los cuales son Inhibidores Mao (el ingrediente activo esencial en una clase de antidepresivos formulados primeramente en 1950). La Psychotria Viridis contiene la potente acción corta del  agente psicoactivo, N,N-dimetiltriptamina (DMT). Cuando el DMT es ingerido por si solo, no tiene acción psicofarmacológica. Pero cuando esta combinado con un inhibidor MAO que es el efecto de la Banisteriopsis Caapi, el DMT se vuelve activo oralmente. Esta interacción forma las bases de la actividad psicotrópica de la pócima Ayahuasca. (MCKenna, towers,& Abbott,1984).

 

Algunos grupos religiosos y Chamanes de varias regiones del Amazonas preparan el te, Ayahuasca, con diferentes mezclas para inducir un abanico de efectos psicoactivos. Pero la clásica combinación descrita arriba es la usada por Don Diego en la preparación del Ayahuasca para las ceremonias en la Dieta de Sachavacay.

Don Diego ha estudiado por muchos años con chamanes maestros de la región el antiguo arte de la preparación de esta medicina sagrada. La labor de este intenso proceso envuelve horas para la recolección de la liana, cortarla en pequeños segmentos y el intenso trabajo de machacarla hasta convertirla en una sustancia pulposa, que será hervida por muchas horas de una manera tradicional, sobre fuego de leña. Ninguna maquina es utilizada en ningún momento del proceso. Todo el trabajo es hecho a mano con herramientas tradicionales.

Don Diego es meticuloso sobre cocinar esta sustancia sagrada él mismo, no permitiendo a nadie excepto su asistente experimentado y de confianza para atender las ollas hirviendo. Porque Ayahuasca es una medicina energética además de farmacológica, Don Diego es cuidadoso de mantener una atmósfera pura en la creación del rubicundo marrón y precioso te.

 

Cuando uno se vuelve sensitivo hacia los cuidados que forman parte del proceso de hacer este brebaje, uno puede sentir el amor del Corazón de Don Diego al cocinarlo con la pura inteligencia de la liana Madre.

Tales son en esencia los ingredientes de la pócima sagrada ofrecida en la Dieta de Sachavacay.

 

La Ciencia y Preparación de la Ayahuasca