EL CHAMAN

DIETA

SABIDURIA

Sanando Las Raices

 

Hoy en día en nuestro mundo occidental tenemos mucha variedad de terapias y técnicas que las personas utilizan para sanarse y mantener paz interior para vivir una vida más tranquila, más llevadera y feliz. Tenemos muchos psicólogos y terapeutas que utilizan diferentes métodos y técnicas las cuales también son de gran ayuda y dependiendo de las inclinaciones internas, cada individuo sentirá más beneficios con una o con otra.

Sin embargo mi enfoque de la sanación es diferente porque está conectado con la evolución de nuestra alma hacia la Divinidad. Yo no puedo entender la sanación sin crecimiento interior.

Si tú tienes algún problema como depresión o tristeza puedes ir al terapeuta y el te puede ayudar a tener un estilo de vida más armonioso, puede que tu vida mejore y puede que te sientas más feliz. Todo eso está muy bien y es beneficioso pero una vez la depresión desaparezca otros problemas pueden surgir. ¿Cuál es el propósito de curarnos de esta manera si una vez nos sanamos tarde o temprano otro problema saldrá a la superficie?

La razón de nuestro sufrimiento son nuestros deseos, mientras haya deseo siempre habrá sufrimiento. La cantidad de sufrimiento en nuestras vidas está directamente relacionada con nuestro deseo, a más deseos, más sufrimiento.

Debemos profundizar dentro de nosotros mismos y sanar desde la esencia, comprendiendo nuestra mente y así poderla

enfocar para poder descubrir la realidad de esta vida que es la esencia de nosotros mismos. Solo entonces empezaremos a entender lo que significa haber nacido, por qué estamos aquí y a dónde vamos.

Es sólo a través de la concentración que podemos encontrar respuestas a estas preguntas.

Me gustaría explicaros esto en forma de metáfora.

Supongamos que eres un árbol y tus tendencias y problemas son las hojas del árbol, si empiezas a sanar una hoja y luego otra y luego otra, etc. tomará mucho tiempo. Y tal vez, una vez que has curado mil hojas, las primeras comenzarán a enfermarse de nuevo.

Mi enfoque es diferente. Es mejor concentrarse en las raíces para así desarrollar un tronco sano y ramas saludables. Esto es posible a través de la concentración. Cuando a través de la concentración en la raíz, el árbol madura lo suficiente, las hojas de las ramas que representan las tendencias negativas en nuestro interior, se volverán amarillas se soltarán y caerán naturalmente.

Es innecesario trabajar en tus tendencias negativas por si solas, debes enfocarte en la profundidad de tu ser, en tu esencia. Cuando haces esto puedes lograr cierto estado de madurez, es en este estado de concentración que lo que no está en armonía con tu esencia se soltará y sanará naturalmente.